El Estado autonómico: el debate que nunca acaba

escuela_verano_2012.fh11

“España es el único lugar del mundo donde 2 y 2 no suman 4″.

Lord Wellington.

Por Manuel Cobo.

Cada persona que haya abordado este asunto en los últimos 38 años siempre podrá comenzar con la frase: “Es un tema de rabiosa actualidad”. Y es que, efectivamente, el Estado autonómico que diseñó, al menos en parte, nuestra Constitución de 1978 y a través del principio dispositivo los estatutos de autonomía de las diferentes comunidades autónomas; ha sido, es y sigue siendo un asunto capital del debate jurídico, económico, social y por supuesto político.

Desde Juristas Desencadenados, nos gusta centrarnos en lo que conocemos, el mundo jurídico. Pero tenemos claro que detrás de las leyes, de las normas, siempre va a haber ideología, más o menos intensa. Desde luego, este es uno de los temas en los que es inútil abstraerse de tal circunstancia.

Al tratarse de un tema complejo y con muchas aristas, nada mejor que seguir un orden y empezar por nuestra mencionada Carta Magna. Es en ella donde se esboza la llamada España de las autonomías, estado autonómico o la organización territorial del Estado como dice su Título VIII.

Y es que si echamos la vista atrás podemos advertir un fenómeno que desde todos los puntos de vista se antoja casi milagroso, por no decir mágico. La transformación en apenas cinco años de vértigo (si partimos del año en que se aprueba la Constitución hasta la fecha en que se aprueba el último estatuto de autonomía el de Castilla y León en 1983) de un Estado centralista a machamartillo a otro con una descentralización muy acusada.

Por tanto, a mediados de los años 80 del siglo XX nuestro país caminaba por una senda nueva. Una senda que parece llegar a su fin en vista de los acontecimientos a los que estamos asistiendo en los últimos tiempos o al menos amaga con bifurcarse.

Y es que las continuas reformas de los estatutos de autonomía y en especial en aquellas autonomías donde existen fuerzas políticas nacionalistas de carácter independentista han provocado que paulatinamente el artículo 148 se agotara. Aunque aquí hay que precisar que, si bien aparentemente la distribución de competencias Estado-Comunidades autónomas se rige por las dos listas existentes en el mencionado 148 y el 149 (el llamado sistema de doble lista) en realidad, es algo más complicado. Puesto que existe un principio dispositivo al que hacía alusión al principio (artículo 149.3) por el cual todas aquellas competencias no mencionadas expresamente como exclusivas del Estado podrán ser asumidas por las Comunidades Autónomas a través de sus estatutos de autonomía. Por tanto, son ellas y no el Estado central, las que están en disposición de aumentar sus competencias. Aunque también podrá realizarse esa asunción a través de transferencia del Estado mediante Ley Orgánica. Artículo 150.

Todo esto mucho mejor expuesto y con un lenguaje más riguroso, preciso y científico lo dejó negro sobre blanco el Tribunal Constitucional en su sentencia STC 76/1983. Alguna otra sentencia interesante en este mismo sentido es la STC 31/2010 que declara inconstitucional preceptos del Estatuto de Autonomía de Cataluña (Ley Orgánica 6/2006, de 19 de julio) por invadir competencias que eran exclusivas del Estado.

¿Pero qué sucede si las reivindicaciones de los poderes autonómicos van más allá? ¿Qué respuesta jurídica cabe ante la demanda de independencia de Catalunya?

Desde algunos sectores se apunta a una reforma de la constitución para ir hacia un modelo federal. Otros hablan directamente de abrir un nuevo proceso constituyente, dando por finiquitado este período que se inició en 1978.

A la primera idea hay que decir que es difícil cambiar una cosa que crees que debe ser otra cosa que en realidad ya es. Me sorprende esa confusión nominal que parece existir en algunas personas. Aunque se denomine autonómico nuestro modelo no puede ser más federal. La prueba clara es que cumple con las características esenciales de este tipo de modelo. A saber:

  • Un Estado central y entes territoriales con autonomía administrativa, política y legislativa.
  • Un órgano judicial que resuelva los conflictos competenciales que puedan originarse entre el estado central y esos entes territoriales.
  • Distribución de la financiación de acuerdo a unos criterios de solidaridad y justicia.
  • Que tal modelo no pueda ser alterado ni modificado por ley ordinaria.
  • Una cámara donde estén representados esos entes territoriales.

El lector atento puede decir que al menos el último punto no se cumple puesto que el Senado es una cámara con escasa relevancia y si bien en teoría representa la diversidad territorial de este país, en el fondo sabemos que no es así y los senadores se pliegan a la disciplina de voto partidista.

Pero negar la naturaleza federal de España es no querer ver la realidad. Ahora bien ¿Este sistema ha saciado la sed de los nacionalismos periféricos? ¿Es la respuesta a las reivindicaciones independentistas?

Que el lector saque sus propias conclusiones. Lo único claro es que la encrucijada actual con el “procés” en Catalunya y la irrupción de los partidos emergentes nos hacen ser testigos de momentos políticos decisivos para nuestro país.

Veremos qué Gobierno central se conforma y si hay una reforma constitucional (Título X. “De la reforma constitucional”)

Hay quien dice que la Historia es cíclica y que se repite como un bucle. Quién sabe si regresaremos a nuestro loco y convulso siglo XIX en el que si te despistabas un momento no te enterabas si vivías en una monarquía, una república y ni mucho menos quién tenía el poder.

Bibliografía:

  • Nacionalidades históricas y regiones sin Historia. Roberto L. Blanco Valdés. Alianza Editorial. 2005.
  • El Estado de las autonomías. Antonio Monreal. Tecnos. 1991.
  • Las nacionalidades. Escritos y discursos sobre Federalismo. Francisco Pi i Margall. Akal. 2009
  • http://www.congreso.es
  • http://www.tribunalconstitucional.es

Juristas Desencadenados, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s