Baggio, Del Piero y Totti: la dolce vita

000_hc5mb-e1493821488729-729x350.jpg

Por Manuel Cobo.

Se ha retirado el último representante de una estirpe de artistas del fútbol italiano. Una especie en extinción. Il Trequartista. Il Grande Capitano de la Roma ha dicho adiós. El Olímpico lo despidió en una sencilla y emocionante ceremonia que nos recuerda el lado humano y bello del deporte.

Totti, mediapunta de talento exquisito y carácter difícil, pasará a la historia del fútbol por varios motivos: ha ganado un Mundial con La Azzurra, el Calcio y otros títulos domésticos, y sobre todo pertenece a ese selecto grupo de jugadores que siempre han jugado en un mismo equipo. Ha llegado un momento en el que un club grande como es la Roma se ha mimetizado con su capitán.

Totti ha hecho y deshecho, ha quitado y puesto entrenadores. Todas las decisiones que se tomaban en el club se consultaban primero con él, y lo mejor de todo es que tanto aficionados como club eran felices viendo feliz a su ídolo. La felicidad de una persona por encima de los intereses de un club. Un caso digno de análisis.

Pero la retirada del 10 es relevante también por otros motivos. Finaliza con él una era del fútbol italiano. Ese fútbol que a muchos les resulta aburrido, áspero, pedregoso y antiestético. Fútbol resultadista. Fútbol con cuatro estrellas mundiales encima de su escudo. Fútbol con marca registrada.

El primer recuerdo que tengo de la selección italiana es en el Mundial de 1994 celebrado en Estados Unidos. Los niños que vimos aquel torneo asistimos al canto del cisne de alguien que nuestros mayores nos decían que era un dios caminando entre hombres. Un tal Maradona.

Pero con el jugador con el que muchos nos quedamos, aquel que se nos quedó grabado en la retina, fue un liviano mediapunta con coleta macarrilla (tantas veces imitada en aquellos tiempos) que nos envió para casa en cuartos con una jugada de quilates y que después, en aquella final dramática, conocería la maldición de los penaltis.

Roberto Baggio se llamaba, y rebosaba clase por los cuatro costados. Los líderes de aquella Italia eran otros. La vieja guardia del imperial Milan de Sacchi. Quizás era por el contraste entre tanto defensa aguerrido y centrocampista peleón, el caso es que los que vimos algo especial en Baggio no nos equivocamos. No sabría decir cuántos títulos ha ganado.

Lo único cierto es que cuando lo he visto en un campo de fútbol me he quedado embelesado apreciando esa tranquilidad, esa sangre fría. Esa forma de moverse en el lugar donde los mediocentros de gancho carnicero y centrales de codos afilados no detectaban su presencia. O cuando lo hacían, ya era tarde.

Recuerdo incluso una pachanga en el Santiago Bernabéu en uno de esos partidos de viejas glorias donde el que más destacaba en cada control y caricia al balón era Il Divino.
Contemporáneo a su época era otro jugador de similares características que empezaba a dar sus primeros pasos. A diferencia de Baggio, que no tenía tanto apego a unos determinados colores, el jovencito Alessandro pronto despertó el interés de uno de los buques insignia de Italia.

En la Juventus de Turín, Il Pinturicchio creció, ganó, perdió, bajó a Segunda, volvió a subir y sigue siendo uno de los mayores ídolos de La Vecchia Signora. Su fugaz paso por Australia y finalmente la India, en la prórroga de su carrera, no emborrona en absoluto lo que este asistente, goleador en momentos decisivos, fantástico lanzador de faltas y líder dentro y fuera del campo ha sido.

Dueño del 10 de La Azzurra hasta que llegó Totti y luego fantástico 7 que consiguió goles inolvidables saliendo desde el banquillo. Que se lo digan a Alemania en su Mundial 2006. Uno de los mejores partidos de fútbol que servidor ha visto. Cannavaro, Totti, Gilardino y Del Piero. Eterna Italia.

Ahora nos quedamos huérfanos de renacentistas del balón. Ojalá pronto la tierra de la tetracampeona del mundo nos ofrezca otro jugador que rebose glamour. Esperamos con ansia el regreso de la dolce vita para deleite de nuestros ojos futboleros.

Fuente de la imagen: BioBioChile.

Juristas Desencadenados, 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s